viernes, 22 de abril de 2011

Una noche de amistad

"La Poesía no es un fin en sí. La Poesía es un instrumento, entre otros, para transformar el mundo" Gabriel Celaya.

He tardado tiempo en contar lo qué pasó en el Teatro Lope de Vega el pasado 11 de abril, en el primero de los conciertos que ofreció Ismael Serrano en Sevilla. Mi ciudad se ha resistido a recibirle, ha tenido que pasar un tiempo para que por fin haya podido presentar en Sevilla su último disco "Acuérdate de vivir". Y la verdad es que Ismael ha tenido mucha paciencia, él ya tenía ganas de volver allí. La primavera quizá haya traído suerte y ha hecho posible que regresara para desgranar todo su talento y su nuevo repertorio repleto de historias maravillosas.

Fue estupendo recibirle en Sevilla, en el Hotel, almorzar con él, con Bergia, con Néstor y después disfrutar de su compañía y la de todo el equipo técnico y artístico en el escenario. Ismael me hizo el mejor de los regalos esa noche: invitarme a cantar con él "Tu risa en la Alameda" en el Teatro y ser arropado por toda su banda. Un lujazo. Un gesto de plena amistad. Por eso no hacían falta más palabras después de que él me presentara en el escenario. Porque además, la emoción y los nervios me impedían decir algo más que lo que dije. Pensé: "Lo mejor es centrarme en cantar, hacerlo bien y disfrutar del momento". Mi cara, mis gestos lo dicen todo como veréis en el vídeo.

Después de cantar con él "Tu risa en la Alameda", primero en la presentación de "La Vida Secreta de Peter Parker" en el Café Libertad 8 y después en la Sala Galileo, esta última ocasión era la más especial de todas porque Ismael me ofrecía la oportunidad de cantar a mis paisanos una canción muy especial sobre Sevilla, sobre la Alameda de Hércules, que quise cantar con él en mi último disco, y poder cerrar así un sortilegio que creció y creció cuando la grabamos. El círculo pudimos cerrarlo en Sevilla esa noche especial y un mes y medio antes de presentar la Reedición de "La Vida Secreta..." en Galileo y cerrar una etapa musical de mi trayectoria que ha durado dos años.

Fue una noche de amistad y generosidad. No sólo la de Ismael, sino también la de Jimena, Beto, Belén, Néstor, Javier, Jacob, Freddy, Josemi... Y los que se sumaban a compartir conmigo ese momento de euforia como Rodolfo e Irene.

Amigo Ismael, muchas gracias. Ese abrazo sentido y tu sonrisa junto la canción que cantamos fue un regalazo enorme. Y por si fuera poco, me brindaste la invitación de demorar mi viaje, de quedarme y repetirlo contigo al día siguiente... Estuve tentado. Y te aseguro que fue muy duro coger ese tren de madrugada para llegar al trabajo al día siguiente. Pero sé que la vida son momentos y cada uno tiene que regresar a sus "quehaceres" cotidianos. No olvidaré nunca ese instante que saboreé al día siguiente en el tren camino de Madrid.


Esta noche es nuestra gran cita en GALILEO para brindarle y cantarle a Gabriel Celaya, estarán muchos y buenos amigos de la Canción de Autor, así que no deberías perdértelo. Será una cita inolvidable liderada por Fernando Lucini y una gala presentada por el gran Víctor Alfaro.

Que tengáis todos un gran comienzo de semana.

4 comentarios:

Oski dijo...

Que decir que no esté dicho ya...

Te mereces una y mil invitaciones de este tipo. Enhorabuena Manuel.

Esta noche intentaré estar en Galileo disfrutando del homenaje a Celaya, aunque todavía no sé si será posible. En cualquier caso mucha suerte y a darlo todo.

Un abrazo.

MIGUEL ANGEL dijo...

Bonito y emotivo relato.

Anónimo dijo...

Tuve la inmensa suerte de estar allí y disfrutar de ese momento. Un auténtico lujazo!! Mil gracias por compartir tus letras y tu voz con todos nosotros. Fue la gran sorpresa de la noche, el broche perfecto.

Besillos primaverales desde Huelva!

Carmen

Rodolfo Serrano dijo...

Manuel, te lo mereces todo por ser como eres...