lunes, 23 de abril de 2012

Ya se marchó Emiliano del Río

Desde que Rodolfo Serrano y yo le recogimos en el aeropuerto de Barajas en Madrid tomamos conciencia de la aventura española que le aguardaba a Emiliano del Río. Nos ha dejado una huella imborrable en el corazón y en el alma gracias a su personalidad y a la fuerza que contienen sus canciones. Por fin, el pasado miércoles 18 pudimos cantar juntos "La sentencia" uno de sus temas, aunque tuviera que subirme al escenario del Libertad 8 de chaqueta y corbata. Esa noche que ya sabía a despedida fue una fiesta sublime en la que aparecieron Patxi Andion y su hijo, Luis Pastor y su hijo Pedro, Pablo Guerrero e Ismael Serrano, y una vez más, Emiliano, estuvo arropado por Adán Latonada y Manu Clavijo, los músicos que le han estado acompañándo desde el principio. Emiliano ha aprovechado su viaje para grabar con Ismael Serrano, Javier Bergia y Olga Román. Casi nada. Ha pasado por Madrid, Barcelona y Sevilla, aunque por desgracia, ese último destino fue culpa mía y no obtuvo el quorum que esperábamos. Quizá la próxima vez. Aunque a cambio, conocieron la hospitalidad y el cariño de mi buena amiga Carmen Fornieles, una diosa, que procuró que no les faltase de nada durante su estancia en mi ciudad. Mil gracias, Carmen. Esta preciosa foto que nos hizo Laura Borja es un resumen de la felicidad latente vivida en estas últimas semanas. Mil gracias Emiliano por lo vivido contigo en España. Gracias por compartirlo. Gracias por tu amistad. Un abrazo enorme.

3 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Ay, Manuel. eres lo más... AMIGO!!!!!

Anónimo dijo...

Gracias de corazón a ti, y a Emiliano, por hacer posible encuentros y canciones y llenar estos días de colores musicales, de gestos entrañables... inolvidable! El placer sin duda es mío...
c.f.

Niuqech dijo...

Lo del miércoles en Libertad 8 fue algo muy especial por todos los que os subísteis al escenario a hacernos felices un ratito compartiendo canciones.

(lo de verte de corbata en vez de con la camiseta del arácnido si que fue raro, sí)