martes, 11 de enero de 2011

Obsolescencia programada

Ghana convertida en el gran vertedero electrónico de occidente. La imagen no se me va de la cabeza. Miles de niños trabajan allí recogiendo despojos de ordenadores, móviles y televisores que han ido a parar allí en contenedores. El lugar dantesco se llama Agbogbloshie y la historia ha sido captada en un documental por la alemana Dannoritzer. Baterías de litio con una vida corta, impresoras que se bloquean al llegar a un número determinado de impresiones, bombillas que se funden a las mil horas. Son ejemplos de obsolescencia programada, modelo de la economía moderna, que se resume en comprar, usar y tirar, y vuelta a comprar. Merece un visionado especial para concienciarnos de cómo vivimos en esta sociedad de consumo y cómo al final de la cadena, hay niños que dejan de ir a la escuela para quemar cables y obtener el preciado cobre mientras su sangre es contaminada por el humo. Aterrador.

Columna publicada hoy Martes 11 de Enero de 2011 en "El Díario de Almería".

2 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Muy bueno, tío.

Airun dijo...

Por desgracia es así. Y lo mejor de todo es que presumimos de evolucionados.