martes, 5 de junio de 2018

20 AÑOS DESDE MI ALTERNATIVA COMO CANTAUTOR: ENTREVISTA REALIZADA POR MIS SEGUIDORES

Ayer 4 de junio de 2018 se cumplieron 20 años desde el día de mi alternativa como cantautor, es decir, desde que me subí a un escenario a cantar mis propias canciones. Fue en el desaparecido Café Clichy de Sevilla. 



Nuria Expósito Martín: ¿Tres influencias importantes en tu carrera musical (personas, situaciones, canciones, libros, pelis...)?

Manuel Cuesta:  Muchísimas influencias, algunas muy evidentes. Lo es tanto la literatura como el cine, han estado muy presentes en mis canciones a lo largo de todos estos años. Si tuviera que concretar en el cine, no es ninguna casualidad que haya escrito varias canciones inspiradas en títulos de películas de cine español: Lágrimas negras, Báilame el agua, Noviembre, Azuloscurocasinegro y Asignatura pendiente, y creo que las he enumerado por orden cronológico, en el orden en el que las fui componiendo. Hoy en este día me acuerdo de mis orígenes y de aquellos amigos que son grandes cantautores con los que compartí e inicié esta andadura en La Carbonería: Alfonso del Valle, Joaquín Calderón o Chiqui Calderón. Les debo mucho. No me puedo quedar sólo con uno… Canciones, muchas… Libros, muchos… Pelis… Imposible concretar.

Pero a ver, hagámoslo:

Una peli: Casablanca, siempre.
Una canción: Yesterday, de The Beatles.
Un libro: Crónicas marcianas de Ray Bradbury.

Miguel Ángel Jiménez: ¿Qué te movió las entrañas para tomar la decisión de dedicarte a esto?  ¿Cuál fue el detonante, el primer recuerdo consciente de decir que esto es lo que querías hacer en la vida, recuerdas la edad y ese instante?

MC:  Esta es una pregunta que alguna vez ya me han hecho. Yo creo que la primera vez que supe que quería subirme a un escenario fue cuando vi a Marty McFly en “Regreso al futuro” cantando Johnny B. Good en el famoso baile del “Encantamiento bajo el mar”. Yo tendría tan solo 10 u 11 años. Después recuerdo que unos 4 años después, un amigo y yo, nos compramos en Sevilla Rock el disco Kick de INXS, lo pusimos en su casa y lo flipamos, supe que quería ser como esos tíos, y que les pediría a mis padres mi primera guitarra para empezar esa senda. Aquella tarde se movieron muchísimas cosas. Y lo pasamos muy bien haciendo air guitar, como lo llaman ahora… ¡Ganas de volver a verte Miguel Ángel! 



Gustavo Obermeller ¿Qué sentimiento tenés al haber pertenecido a un movimiento de cantautores tan importante para Sevilla y España y que recuerdos tenés de tus inicios?

MC:  Me siento muy orgulloso de haber pertenecido a esta escuela. He aprendido mucho del oficio, sobre todo gracias a la interacción con mis compañeros o colegas de oficio. Me han influido mucho en mi manera de tocar, componer, escribir canciones e incluso en la forma de exponerlas o presentarlas en directo. Los 6 años que pasé en La Carbonería fueron muy intensos y cada semana pasaban muchas cosas, conocía a gente nueva, además era un lugar muy propicio para conocer personajes interesantísimos. El único pero es que los que todos los que estábamos empezando en esto inevitablemente mirábamos a la capital, donde estaba el circuito principal, donde podían "pasar cosas" en esto de la música. 


Carlos QJ: Señor Cuesta, para BBC ... Actualmente pisa fuerte un movimiento musical que se viene denominando Indie (Vetusta Morla, Ivan Ferreiro, Izal -que se cambió de deporte) No cabe cuestión sobre la calidad de la obra de estos autores. Sobre su atención a la palabra. Pero, y sin desmerecer, a aquellos que no son cantautores: ¿Cómo explicarías, -sin recurrir a lugares comunes o expresiones de Ismael Serrano- la naturaleza de lo que es el SONIDO de la música de un cantautor? ¿Ese algo que llegamos a reconocer o a echar en falta escuchando, aunque solo sean 30 segundos de una canción y que persiste y está ahí, aunque la canción recurra a estilos musicales diversos?
Gracias

MC:  Creo que Iván Ferreiro ha sido Indie toda la vida, incluso cuando en este país este concepto aún no existía ya sabíamos que lo que hacían, por ejemplo, Los Piratas o Christina Rosenvinge no era un rock o un pop al uso. A mí Los Piratas siempre me gustaron mucho, por cierto. 

Más que el sonido, lo que diferencia a los cantautores de otros estilos musicales es el compromiso social, la reivindicación, el sentido crítico, o su carácter observador. El cantautor permanece atento a lo que sucede en la realidad y escribe sobre ello, e indirectamente estas canciones hacen mover conciencias, agitan el pensamiento, fomentar la solidaridad… Pero claro, esto también lo puede hacer un buen cantante y un buen letrista de Hip Hop que son claramente cantautores, siguiendo estas directrices. Rozalén es cantautora pero Tote King, Nach,  Kase O, y joder, El Langui,  también considero que lo son y muy buenos. Pero la definición cada vez está más difusa. A mí me gusta que los artistas se preocupen por los problemas que suceden a su alrededor y se junten para defender distintas causas. Son buenos ejemplos y emisores. Pero tampoco creo que esa preocupación esté legitimada sólo por los cantautores, creo que los artistas deberían mirarse menos el ombligo y mirar más para afuera. 

Pedro Jose Labrador Fuster: Manuel, dime tres cantautores de tu generación y tres de la mía, ya sabes de los mayores y que siguen en la brecha.

MC: De mi generación, Ismael Serrano, Paco Bello y Carlos Chaouen. De los veteranos: Pablo Guerrero, Patxi Andion e Ismael Peña Poza. Un abrazo muy grande para ti y para la familia, mi querido Pedro. 

Mari Carmen Puig Anaya: Todo artista tiene una canción que es la niña mimada de sus canciones, ¿cuál sería la canción de la que te sientes más orgulloso? ¿Y cuál sería la canción que sueles cantar menos?

MC: Báilame el agua no falla en mis conciertos, y me ha traído muchas cosas buenas, al igual que Tu risa en la Alameda, de la que me siento especialmente orgulloso. Pero por ejemplo, ya no suelo cantar Ambigüedad o La boca del lobo, por ejemplo.




Susana Sonriente Romero: Un recuerdo inolvidable de tu pasado en la música? ¿El presente es más gratificante o doloroso a nivel musical? ¿Seguirás en un futuro haciendo conciertos?


MC:  Mis recuerdos inolvidables son muchos de los viajes que he tenido que hacer gracias a la música. No me olvido de los buenos momentos que he vivido en ruta compartiendo carretera con Alfonso, Joaqui o Chiqui. Recuerdo con mucho cariño cuando me acompañaron en 2002 hasta Jaén para ver si me llevaba el Premio del Certamen Andaluz de Canción de Autor. Estuve muy cerca de conseguirlo. Aunque al final se lo llevó otro, os aseguro que mereció la pena compartir aquel viaje con ellos. No cambio las risas y aquellos momentos compartiendo carretera y manta, bares o gasolineras, hoteles y pensiones. 

Pero el presente es lo único que tenemos. Ahora se agradece mucho más cuando la gente acude a los conciertos. La oferta es tan amplia que cuando ves que alguien te elige a ti como opción cultural o de ocio, y que desea sentarse a escucharte cantar en lugar de quedarse en casa viendo Netflix o haciendo cualquier otra cosa, es muy gratificante. Ahora lo valoro mucho más que antes. Aunque siempre me he considerado bastante agradecido con mis amigos y seguidores. ¿El futuro? Quien sabe… Ojalá… Me encantaría seguir actuando. Soy muy feliz en el escenario. Pero ya te digo, Susana, cada vez se hace más complicado, con el trabajo y la familia. Agradezco mucho que tú, por ejemplo, hayas estado ahí sin perder el entusiasmo y la fe en mi música durante 20 años. Es alucinante. 


Jaime PC: En estos tiempos peligrosos para la creación, para el mundo del arte, tiempos donde se rastrean las redes sociales buscando artistas y en los que se sentencian penas de prisión a cantantes incómodos e irreverentes para instituciones y gobernantes, ¿llegas a autocensurarte a la hora de componer canciones? ¡Enhorabuena y gracias por #ElÚltimoBaile!

MC: ¡Es una pregunta de rabiosa actualidad, mi querido Jaime! Por suerte yo nunca he tenido que autocensurarme ni sentir la tentación de hacerlo. Más bien en alguna ocasión, cuando era más joven, me invitaron a no cantar algunas canciones porque tenían demasiadas frases o palabras irreverentes… Porque parte del público se sintió ofendido y lo comentó a los dueños de la sala donde solía actuar. Me llamaron la atención hace unos años porque alguien se quejó… Pero quedó en una simple anécdota. Luego me cansé de cantar aquellas canciones. 

Pero lo que está ocurriendo con nuestros derechos y libertades en este siglo XXI es terrible, porque parece que caminamos hacia una sociedad distópica. Ahora mismo no creo que nadie me censurara, pero porque que escribo lo hago desde la emoción o desde el corazón, y no considero que sea dañino para nadie.  Pero no me pongo ningún lastre ni censura, pero mi intención no es herir sensibilidades o faltar el respeto a nadie. 

Pero, vamos, bajo ningún concepto creo que sea delito cantar lo que uno piensa, ni encarcelar a alguien por haber compuesto una canción. Es un claro ejemplo de que algunos jueces no están haciendo bien su trabajo.

Josep Lluís: si valorarás las tendencias musicales que te marcaron en tus inicios ¿Hacia dónde crees que has evolucionado? 

MC:  Pues verás, Josep Lluis, llegó un momento de mi trayectoria en el que pensé que estaba madurando en mi forma de componer, de escribir o de tocar. Ahora ya no lo sé. Tengo tan poco tiempo para trabajar, ensayar o mejorar, que ahora procuro hacerlo lo mejor posible, pero con humildad de artesano y sin la certeza de saber si habré evolucionado o no. Sé que ahora cuando escribo algunas frases, si no me sonrojan o me chirrían, si me sientan bien, como una prenda que no te queda apretada ni holgada… Las canto, las grabo y ya está. No me planteo ni siquiera si evolucionado, o si soy mejor. Me cuesta más trabajo hacer una melodía o escribir una buena letra, porque simplemente carezco de mucho tiempo para hacer muchos descartes. 

¿Qué autor o grupo crees que te ha marcado más?  ¿En qué punto situarías tu nuevo CD?

MC:   Ahora mismo estoy obsesionado con el folk americano y el irlandés. Y escucho a Donovan, un contemporáneo de Bob Dylan. Mis padres lo escuchaban mucho cuando paseaban en la playa de Sanlúcar de Barrameda, fíjate. Pero sé que Los Beatles me marcaron mucho. Fueron mis verdaderos maestros de solfeo, con ellos aprendí a cantar y tocar. Bueno, Los Beatles y el Padre Prada, que fue la primera persona que me escuchó cantar en la Iglesia de los agustinos de Ceuta. Él me dio la primera oportunidad para cantar en el coro de misa. Fíjate cómo acabó mi fe... 

Mi nuevo Libro Disco es lo que te puedes encontrar después de 20 años de aventuras y desventuras como cantautor. Ni más ni menos. Pero con la duda de si será mi último trabajo o no. Y ahora en lugar de ser sólo un disco, es un disco y un libro a la vez. Hay canciones, hay textos y hay poemas. Pero sobre todo mucha cercanía y humildad en todo lo que he escrito.


Carlos Lechuga Pereira: Querido Manuel, algunos sabemos de tu vocación de maestro, ¿Qué te llevó en su día a estudiar Magisterio? ¿Es cierto que hay muchas maneras de enseñar y una podría ser la música que haces? ¿Qué nos cantarías a los maestros españoles, para superar las adversidades que nos frustran a diario? ¿Te gustaría a día de hoy poder dedicarte a la docencia y por qué? ¿Para cuándo una canción dedicada a los maestros?

MC:  Me parece que gracias a la docencia dependen o se sustentan gran parte de los grandes valores educativos de los niños y niñas del mañana. No se trata tan solo de enseñar disciplinas como las matemáticas, las ciencias naturales y sociales, todo esto debe ir acompañado con valores como el respeto a la diversidad, la solidaridad, la compasión, el sacrificio, el esfuerzo, la constancia, la generosidad… A los maestros y maestras os cantaría con mucho gusto, alguna nana, para que encontrarais la calma, o pudierais descansar vuestro estrés, pues poca gente es consciente de la responsabilidad y la presión que tenéis en vuestras manos cada día. Trabajáis con una materia prima muy delicada.  Y cuando me refiero a descansar del estrés no es por los niños, es más bien por sus padres, que le están perdiendo cierto respeto a vuestra labor. Y eso es un error enorme. 

Sois una importante referencia para nuestros hijos e hijas. Y además de enseñarles materias educativas, también les inculcáis o les debéis inculcar estos valores. Me encantaría poder dedicarme a la docencia para contribuir a esta labor. El tema merece muchas canciones. Aún no tengo claro cuándo será el momento pero entre mis oficios soñados está el de ser maestro e ir a trabajar a un colegio cada día. Ojalá. ¡Me hago mayor, maldita sea! 

Benditos seáis los maestros y maestras, Carlos. Gracias por contribuir a esta sociedad con vuestro esfuerzo.

Patricia Polo Alejos: Manuel Cuesta es un hombre que habla de revolución, de Dylan, de prohibiciones, resistencia, de la generación del forever young... ¿Piensa Manuel Cuesta que cualquier tiempo pasado fue mejor? Y no me vale la frase manida (aunque cierta) de que lo que importa es el aquí y el ahora. Eso ya me lo sé...

MC:  Las generaciones anteriores siempre fueron más inocentes. Y a medida que la tecnología avanza, la información abunda y las herramientas de comunicación a nuestro alcance se multiplican, me da la impresión de que la juventud crece o se hacen mayores antes de tiempo. 

Nuestros hijos no se entretienen en los pasatiempos lúdicos de antes… Se acartonan delante de la pantalla de un Ipad o de un móvil. Y demasiadas veces son los padres los que les dan este aparato para que se queden quietos como un conejo delante de los faros de un coche. Creo que antes los juegos eran más sociales, y qué coño, parecíamos más felices… Pero obviamente, tengo esperanza en el futuro. Pero sobre todo en el presente. Cuando nos olvidamos de vivir cada día como si fuera el último y en apreciar las pequeñas cosas, es cuando la cagamos. ¿No te parece? 

Patricia Polo Alejos ¿Andy o Stef o la Princesa Leia? Coruscant o Astoria?


MC:   Yo habría flirteado con Stef, como hizo River Phoenix en su día… Pero también me gusta la Princesa Leia. Me encanta la frase de Han Solo: “Te gusto porque soy un sinvergüenza”. Y prefiero Astoria, que ya la conozco y la visitado, y es un lugar maravilloso, y porque Coruscant está en una galaxia, muy muy lejana… Necesitaría una nave rápida que me permitiera viajar con el hiperespacio.

Patricia Polo Alejos: La Sevilla natal de Manuel Cuesta impregna las letras de sus canciones. Algunas de manera muy explícita. Parece que Madrid no ha conseguido calar tan hondo en el alma de este cantautor. ¿O me equivoco y estamos en ello? ¿Si no es así y Madrid se merece una oda, la escucharemos en breve?

MC:  Empecé a escribir con amor a mi Sevilla natal sobre todo cuando dejé de vivir allí hace ya casi la friolera de 14 años. Madrid también está ya en mis canciones, incluso Móstoles se ha colado entre mis textos… Lo que ocurre es que las ciudades que te han visto crecer quizá se quedan más en el subconsciente… Madrid ha sido el escenario de cosas buenas y otras no tanto. Lo mejor es que han sido el lugar donde he visto nacer y crecer a mis dos hijas. Ellas son mi verdadera patria. Mi lugar en el mundo. Ni Madrid ni Sevilla.

Cristina Falagán Ferreras ¿cómo crees que tus canciones nos llegan a los que tenemos gustazo de escucharte?

MC:  Me gusta pensar en que os transmiten emoción. Que os hacen sentir bien, que os acompañan en los días felices, o en los días más tristes. Quiero imaginar que son como una medicina que administrarse para curar el alma o el corazón. Ojalá sea así. Y que no os falten nunca…

Muchísimas gracias a todos por vuestras preguntas.

¿Me concedéis #Elúltimobaile?


Fotos: Enrique Cidoncha

El último baile se publica y se pondrá a la venta este próximo viernes 8 de Junio. Puedes conseguirlo en la Fnac, Casa del libro, El Corte inglés, Amazon o la web de MueveTuLengua.

Aquí puedes ver el trailer:


1 comentario:

Robert Smith dijo...

This article was absolutely fantastic.